Hago bien dándole otra cosa si no quiere lo que hay de comer?

image

 

Es otro de los temas que dan que hablar en cuanto a la alimentación de bebés y niños. Y voy a hablar de ello y explicar mi postura siendo consciente de que habrá diversidad de opiniones.

Habrá quien diga: “No haces bien, porque entonces sólo querrá comer lo que le gusta, y tu casa parecerá un restaurante, con un plato para cada uno”.

Y yo pregunto: cuáles son las opciones en el caso de no darle una alternativa? Obligarle a comerse algo que sabes que no le gusta? Dejarle sin comer sabiendo que tiene hambre y sólo le has ofrecido algo que no le gusta?

Creo que a nadie le gusta que le obliguen a comer, y menos algo que no quieren. Me imagino la situación conmigo en vez de mi bebé y me parece bastante desagradable. Por eso no lo hago.

Y dejarle sin comer y ofrecérselo de nuevo en la siguiente comida, que tendrá más hambre, y así hasta que se lo coma? Qué voy a conseguir con eso? Se lo comerá, pero obligado, igual que antes, aparte de que me parece bastante cruel dejarle con hambre para darle al final algo que sé que no le gusta.

Y por qué esas dos opciones no me parecen la mejor? Porque, al menos en mi caso, la situación de ponerle el plato de comida y que lo rechace totalmente no se da todos los días. Suele pasar cuando le pongo algo nuevo que no ha probado antes, y puedo entender que existe la posibilidad de que no le guste.

Qué hago normalmente? Ofrecerle platos variados, digamos que un primero y segundo, intentando que si hay algo nuevo sólo sea una cosa, y así puede elegir. Por ejemplo: crema de verduras y hamburguesa de ternera, o arepa y pescado.

Qué pasa a veces? Que arriesgo un poco, y le sirvo un plato único, y además nuevo. Cuando lo hago soy consciente de que puede que no le guste, y tenga que buscar una opción B. A veces acierto y a veces no. A veces le gusta y a veces no. Hay un 50% de probabilidades. Hoy por ejemplo la opción B también era algo nuevo, volví a arriesgar, así que acabé preparando una opción C.

Pero tampoco es que diga: ah, bueno, no le gusta, no se lo ofrezco nunca más.

A veces sólo mirando el plato lo rechaza, sin probarlo. En ese caso insisto un poco e intento que lo pruebe, pero sin obligarle. Intento que me vea que yo también lo estoy comiendo, que vea que en mi plato tengo lo mismo, que como también de su plato y está rico.

También vuelvo a ofrecérselo más adelante otra vez, porque a veces como que necesitan coger “confianza” antes de comerse algo nuevo. A mi peque no le hace mucha gracia el pescado, pero sigo ofreciéndoselo. A veces come sólo un poquito, otras no come nada, pero como ya sé que no le gusta, no le sirvo pescado como plato único.

Estoy haciendo bien ofreciéndole otra cosa si lo que le pongo no le gusta? No tengo ni idea, lo hago así porque creo que es lo mejor. Ya el tiempo me dirá si me equivoqué o no 🙂

Entiendo que cada bebé y cada familia es un caso, por eso os digo que lo hago así porque me parece lo mejor en nuestro caso.

Y vosotros, qué opináis de este tema?

Congelar y descongelar cremas de verduras

image

 

Buenos dias! Os preguntaréis que significa esta foto 😛

El otro día cuando subí la foto de las cremas de verduras para congelar, varias personas me hicieron preguntas sobre el tema. Las contesto por aquí de forma general por si alguien más tenía la duda 😉

– Se pueden congelar las cremas de verduras? Luego al descongelarlas quedan con la misma textura?
+ Sí, yo las congelo y al descongelarlas quedan perfectas. Las pongo en una olla para calentarlas y remuevo bien.

– Cómo las descongelas? Cuánto tarda?
+ Normalmente las congelo en los botecitos de Avent. Lo bueno que tienen es que no hace falta descongelar para sacar el contenido, lo que hago es ponerlo un poco bajo el grifo hasta que se despega del envase. De ahí lo paso a la ollita directamente, y lo descongelo al fuego, removiendo. Así en 5 minutos la tengo lista. En botes de cristal he congelado pocas veces, y en estos es diferente porque la boquilla es más estrecha que el resto y hay que esperar que se descongele una buena parte para sacarlo.

– Cómo congelas y descongelas en botes de cristal?
+ Varias personas me avisaron de que tuviera cuidado porque los botes podían estallar al congelarse, porque aumenta el volumen, o al descongelarse por el cambio de temperatura. A la hora de congelar, lo que hice fue no llenar los tarros del todo, por si se expandía, y no cerrar del todo la tapa, no dejarlo al vacío. Para descongelar, como veis en la foto, he sacado el tarro del congelador y lo he metido en un envase con agua fría. Poco a poco el cristal va soltando frío, sin un cambio brusco. Cuando esté lo suficientemente descongelado como para poder sacar el contenido, lo pasaré a la ollita para terminar de descongelar.

– Se puede congelar una crema o puré que lleve patata?
+ Sí, yo les echo patata, y luego la textura queda perfecta. Supongo que el truco está en removerlo bien al calentarlo.

Y esto es todo! Tenéis algún truco a la hora de congelar y descongelar comida?

Consejos sobre la alimentación infantil de 0 a 3 años

image

 

Acabo de leer una guía de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía que me ha parecido un muy buen resumen de cómo tiene que ser la alimentación de un bebé o niño/a menor de 3 años de edad.

Os lo recomiendo al 100%, porque es una guía no muy extensa pero que sí que explica cómo deberíamos los padres enfocar la alimentación de nuestros peques, e incluso nos proponen algunos menús semanales.

Os hago un breve resumen.

Abarca las recomendaciones de alimentación desde el nacimiento hasta los 3 años. Coincido en casi todo lo que ahí explican. Lo único que me extrañó es que recomiendan retrasar el pescado y los huevos hasta después de los 12 meses. Supongo que en esa parte no está tan actualizado. También dicen que para introducir el huevo no es necesario separar clara y yema y no explican si hacerlo poco a poco. Aquí me quedo con la recomendación de la Asociación Española de Pediatría de hacerlo poco a poco y primero la yema y luego la clara.

Va explicando por cada etapa qué es lo que necesita el bebé, desde la lactancia exclusiva hasta los 6 meses, cuáles son nuestras obligaciones como padres (ofrecer, no obligar a comer, dejarles que elijan qué y cuánto comer…), que hay que dejarlos experimentar y no preocuparnos tanto de si ensucia, dejarle comer con las manos, que sobre los 18 meses disminuye su apetito, que no es recomendable ofrecerles zumos…

En fin, que os recomiendo tomaros un ratito y leerlo 🙂 ya me contaréis!

Os dejo el enlace: Guía para la promoción de la alimentación equilibrada en niños y niñas menores de tres años.

Por qué NO compro galletas “para bebés”

IMG_4720

 

ACTUALIZACIÓN 04/06/2018: Este post lo escribí hace ya tres años, y ya era hora de hacer una actualización, ya que, a día de hoy, hace ya mucho tiempo que no compro galletas de ningún tipo. Te cuento mis motivos aquí: ¿Por qué NO compro galletas?

 

Ayer fui al supermercado y me puse frente el estante de las galletas, intentando encontrar alguna decente para dársela a mi peque, a punto de cumplir un año.

Directamente descarté todas las que llevaban dibujitos y las “especiales para bebés” y me fui a las galletas “normales”. Sobre todo buscaba unas que no llevaran azúcar, sal, ni grasas malas.

Os voy a enseñar los ingredientes y la información nutricional de las tres que miré, para que veáis por qué me decanté por una de ellas. Además, voy a añadir también los de unas galletas especiales para bebés, para que veáis la diferencia.

 

Marca Nombre Ingredientes Información nutricional (Por cada 100g de producto)
Marbú Marbú dorada 0% azúcares añadidos – Harina de trigo
– Edulcorantes(jarabe de malta, sucralosa)
Aceite de palma
– Jarabe de oligofructosacáridos
– Gasificantes (bicarbonatos amónico y sódico)
Sal
– Extracto de malta de cebada
– Aromas
– Antioxidantes (E 304, E306) y agente de tratamiento de la harina (metabisulfito sódico).
– Puede contener trazas de leche, soja y huevo.
– 17g Grasas(9,9g saturadas)
– <0,5g Azúcares
– 16g Polialcoholes
– 3,5 Fibra alimentaria
– 7g Proteínas
– 0,93g Sal
Gullón  Gullón ligera, sin sal – sin azúcares añadidos – Harina integral de trigo 54%
– Fibra vegetal
– Aceite vegetal (girasol alto oleico) 9%
– Edulcorante (maltitol)
– Semillas de sésamo 5%
– Harina de soja
– Gasificantes (bicarbonatos potásico y amónico)
– Proteína de soja
– Emulgente: lecitina de soja
– Germen de trigo 0,2%
– Semillas de lino 0,2%
– Antioxidante: metabisulfito potásico
– Aroma de vainilla.
– Puede contener trazas de leche.
– 13g Grasas (1,5g saturadas, 9,2g monoinsaturadas, 2,3g poliinsaturadas)
–  2,8g Azúcares
– 17g Fibra alimentaria
– 9g Proteínas
– <0,01g Sal
Gullón Gullón Doradas al horno, sin azúcares  – Harina de trigo 62%
– Aceite vegetal (girasol alto oleico) 18%
– Edulcorantes (maltitol, isomalt)
– Fibra vegetal
– Gasificantes (bicarbonatos amónico y sódico)
Sal
– Decoración láctea (proteínas de la leche, dextrosa)
– Aroma de vainilla
– Puede contener trazas de soja
 – 18g Grasas (1,5 saturadas, 15g monoinsaturadas, 1,5g poliinsaturadas)
– <0,5g Azúcares
– 18g Polialcoholes
– 50g Almidón
– 4g Fibra alimentaria
– 6g Proteínas
– 0,40g Sal
Almirón  Almirón Galletitas sin gluten. Bebés a partir de 4 meses. – Harinas de cereales 59,1% (trigo, maíz, avena, cebada, centeno, arroz).
– Sacarosa
– Leche desnatada en polvo
– Grasas vegetales
– Gasificantes (carbonato sódico y carbonato amónico)
– Carbonato de calcio
Sal
– Aroma
– Dextrosa
– Lactato ferroso
– Vitaminas (niacina, pantotenato cálcico, vitamina B1, vitamina B6, vitamina B2).
 – 12,2g Lípidos
– 25,3g Azúcares
– 2,3 Fibra alimentaria
– 0,22g Sodio

La lista de ingredientes siempre está ordenada de mayor a menor cantidad.

 

– Voy a empezar hablando de las Almirón, porque de verdad que me quedé impactada cuando vi los ingredientes y la información nutricional.

Primero, estas “galletitas” en los ingredientes en vez de poner azúcar, ponen sacarosa, que es exactamente lo mismo, pero así despistan a unos cuantos. El azúcar es el segundo ingrediente, y un 25% de su composición! Es decir, que 1/4 de estas galletas son azúcares.

Segundo, ponen “Grasas vegetales”, sin especificar cuáles, lo que suele indicar que llevan Aceite de palma, no muy sano. No especifican “Grasas” como tal, sino que ponen “Lípidos”, para seguir despistando a algunos más, y no especifican la cantidad de grasas saturadas… será porque la mayor parte de los 12,2g lo son?

También llevan sal, aunque no mucha. Para saber cuánta sal tienen, hay que multiplicar la cantidad de sodio (0,22) por 2,5, lo que serían 0,55g de sal.

Vamos, que de las 4 opciones, la peor de todas con diferencia es ésta, y las venden como galletas especiales para bebés!!! Lo que más me indigna es cómo la intentan vender como un producto “nutricionalmente completo” y recomiendan darla a bebés a partir de los 4 meses (que normalmente a esa edad ni siquiera pueden mantenerse sentados para comérsela) y además meterlas en el biberón…

– Las Marbú doradas 0% Azúcares añadidos también llevan aceite de palma. Si os fijáis, ellos sí especifican las grasas saturadas: 9,9g de 17g, más de la mitad. Tienen un poco más de sal, 0,93g. Descartadas.

– Las Gullón ligeras, sin azúcares ni sal, llevan harina de soja. En algún sitio he leído que la soja no es recomendable en bebés, pero no sé deciros por qué exactamente. Así que ante la duda, las descarté también.

– Entonces ví las Gullón Doradas al horno, sin azúcares, y fueron las que me convencieron más.

Tienen la lista de ingredientes más corta, que suele indicar que tienen menos cosas “malas”. <0,5g de azúcares, 0,40g de sal (igual que las tortitas de arroz que venden sin sal), 1,5g de grasas saturadas, y el resto grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (buenas). Puede contener trazas de soja, pero no está incluída como ingrediente. Sólo hay que tener en cuenta que contienen proteína de la leche, para los alérgicos, y que los edulcorantes que lleva pueden tener un efecto laxante si se toman en demasiada cantidad. Pero tampoco tengo pensado darle 10 ó 20 galletas a mi bebé de una sola vez 😉

 

IMG_4706

 

En mi caso lo tengo claro, lo mejor, lo hecho en casa. Sólo con un plátano estrujado y copos de avena se pueden hacer unas galletas sanas, sin azúcar, sal, ni nada. Pero es verdad que normalmente no tenemos tiempo para hacer meriendas caseras, entonces yo optaría por la fruta, si estamos en casa, y si vamos a salir, pues de vez en cuando estas galletas no me parecen una mala opción. Las compré en el supermercado DIA, me costaron 2,35 y vienen 50 galletas. En herbolarios es posible que se puedan encontrar mejores aún.

Espero que os haya aclarado un poco el tema de las galletas y los ingredientes, por qué he elegido éstas y por qué las especiales para bebés suelen ser las menos recomendadas. Sólo he mirado los ingredientes de la Almirón, que creo que es la que se suele comprar, no sé si existirán opciones mejores.

Contadme vuestra opinión!

Sobre los famosos percentiles

image

 

A raíz de un email que me han enviado pidiendo mi opinión sobre el tema de los percentiles, ahí va. No soy médico, pero tengo un máster en bioestadística 😛 igual, corregidme si creéis que me equivoco en algo.

Los percentiles de peso y talla lo que nos vienen a decir es el porcentaje de niños sanos que están por encima o por debajo de ese percentil.

Imaginaros que a todos los bebés de la población, en un rango de edad, por ejemplo de 0 a 12 meses, los ponen todos en fila, ordenándolos de menor a mayor peso.

Entonces, si tu bebé está en el percentil 15, por ejemplo, quiere decir que el 15% de la población de bebés sanos está por debajo de ese peso, y el 85% está por encima.

Ésto no quiere decir que el bebé esté bajo de peso, ni que le pase nada malo. Al igual que existen adultos más delgados y más llenitos, con los bebés pasa lo mismo. Os imagináis que toooodos pesáramos o midiéramos lo mismo? No existirían ni siquiera estas tablas de percentiles, que lo que representan es la variabilidad que hay en la población.

Lo que sí puede llegar a preocupar un poco a los pediatras son los bebés que estando normalmente en un percentil, de repente empiezan a bajar y bajar. En ese caso, entonces se intenta buscar una razón a esa bajada de peso, que probablemente no sea nada por lo que preocuparse, pero tampoco está de más una revisión para descartar. Normalmente, según he leído en la web de Mi pediatra online, esto se suele hacer por “protocolo” cuando se baja del percentil 3.

EDITO para corregir: UNA BAJADA DE PERCENTIL NO IMPLICA UNA BAJADA DE PESO. LO QUE INDICA ES UNA BAJADA EN EL RITMO DE CRECIMIENTO.

Además también hay que tener en cuenta la talla. Si mide menos, es normal también que pese menos. Y si desde que nació tiene un percentil bajo y se mantiene en él, tampoco pasa nada, simplemente que es más pequeñín.

Lo más importante es que esté activo, feliz y con ganas de jugar!! Tenemos que vigilar el peso, pero sin obsesionarnos por que esté en el P50 o más arriba 😉

Mi bebé ha cumplido 11 meses y hoy lo he pesado: 10 kilos exactos. No sé cuánto mide, la última revisión fue a los 6 meses y la siguiente a los 12, y no tengo ni idea de en qué percentil está, pero yo lo veo estupendo!! 😉

Otra cosa para pensar es si esos percentiles con los que los miden hoy están actualizados, pero ahí ya no tengo ni idea. Habrá que investigar.