Yogur y alimentación complementaria: Lo que necesitas saber

Kit de babero y bandeja Tidy Tot – Aplicando BLW Tienda Online
¿Qué yogur es mejor? ¿A partir de cuándo se puede ofrecer? ¿En qué cantidad? ¿Cómo puede hacerse en casa? … Muchas dudas son las que rondan al yogur cuando hablamos de alimentación complementaria. En este post voy a intentar resolver algunas de ellas. ¡Sigue leyendo!

¿En qué debemos fijarnos a la hora de elegir un yogur en el supermercado?

La variedad de yogures que hay a día de hoy en el supermercado es inmensa, yo diría que abrumadora. Te plantas allí delante de la nevera y hay tantos tipos y sabores, que no sabes ni por dónde empezar. Pero con estas dos claves que voy a darte, podrás encontrar rápidamente uno que sea realmente saludable y que puedas ofrecer a tu bebé llegado el momento.
  1. Lo primero que tienes que hacer es descartar los yogures especiales para bebés. Sí, como lo lees. La mayoría de las veces, todo lo “especial” para bebés es de peor calidad, y más caro. Increíble pero cierto. Es mejor evitar todos los “mi primer…”.
  2. Busca “Yogur natural”. Una vez estés delante de los yogures naturales, entonces es cuando tienes que fijarte un poco más. Descarta de aquí los que pongan en el envase “azucarado”. Y si ves alguno que solo pone Yogur natural, sin más, entonces dale la vuelta para ver la etiqueta y asegurarte de que no tenga azúcar añadido.
Seguro que encuentras alguno, de la marca que sea. Casi todas las marcas tienen esta versión sin nada añadido, y suele haber en todos los supermercados. Dependiendo de la marca la diferencia entre uno y otro será en el sabor y la textura. Yo he probado varias y los hay más ácidos, menos ácidos, más consistentes, más líquidos… Los únicos ingredientes que deberían aparecer en la etiqueta del yogur, para que sea bueno, son: leche y fermentos lácticos. Nada más. En ocasiones los yogures naturales griegos tienen también nata (luego hablaremos sobre los griegos). Y aunque en la lista de ingredientes no aparezca el azúcar, en la tabla nutricional verás que la cantidad de azúcares ronda los 4g. Estos azúcares son los presentes de forma natural en la leche (lactosa), y no tenemos que preocuparnos por ellos. El problema es el azúcar refinado añadido. Mientras no aparezca el azúcar (en cualquiera de sus nombres) en la lista de ingredientes, estará bien.

¿Qué pasa con el yogur griego?

La diferencia entre el yogur natural normal y el griego, es que este último tiene más cantidad de grasa, Pero no deja de ser saludable. Es más, los griegos les suelen gustar un poco más a los peques porque el sabor es más suave. Pueden tomarlo también siempre que sea yogur griego natural sin azúcar.

¿No es mejor que sea desnatado?

No, ya que los peques necesitan esa grasa para su crecimiento. Cuando empiezan a tomar lácteos diferentes a la leche materna o de fórmula, es mejor evitar los desnatados.

¿Y los que vienen con azúcar de caña integral?

Aunque sea azúcar de caña traída directamente del trópico, ecológica o con cualquier apellido más, sigue siendo azúcar añadido. Lo mejor es ofrecer a los peques el yogur sin endulzar desde el principio. Tenemos que tener en cuenta que aunque a nosotros nos pueda parecer que está muy ácido, ellos no conocen aún sabores muy dulces. Cuando tu paladar está acostumbrado al dulce, es más probable que el yogur te sepa demasiado ácido. Si tu peque ya es un poco más mayor y está acostumbrado a los yogures azucarados, puedes probar a ir haciendo el cambio poco a poco. Compras el yogur natural sin azúcar, lo endulzas un poco en casa, y cada vez vas endulzando menos hasta que se vaya acostumbrando a su sabor.

¿Cómo puedo endulzarlo un poco si no es añadiendo azúcar?

Precucharas y bol de aprendizaje Numnum – Aplicando BLW Tienda Online
Tienes varias opciones, te dejo algunas ideas:
  • Definitivamente, para mí, la mejor opción es añadirle fruta (plátano, pera, fresa…) en trozos o un poco aplastada con un tenedor.
  • También probar a añadirle pasas troceadas (si aún no tiene las muelas para masticarlas).
  • Añadirle canela, que da también un poco de dulzor.
Los azúcares contenidos en la fruta entera no hay que evitarlos, ya que van acompañados de la fibra.

¿A partir de qué edad se puede empezar a ofrecer?

Según las últimas recomendaciones, a partir de los 9-10 meses se puede ofrecer yogur natural en pequeñas cantidades. Para la leche entera, tal cual, debemos esperar hasta los 12 meses. ¿Y qué son pequeñas cantidades? Pues a mí también me gustaría saberlo 🙂 Lo de pequeñas cantidades es algo bastante relativo y subjetivo… ¿una cucharadita? ¿tres? ¿medio yogur?… En este punto nos podemos plantear la siguiente pregunta:

¿Es necesario ofrecer yogur? ¿Cuánta cantidad pueden tomar?

En realidad, no es necesario. Una cosa es que se pueda ofrecer, y otra que lo necesite. Si el peque sigue tomando el pecho o el biberón a demanda, en principio no es necesario añadir otros lácteos a su dieta. Es más, tenemos que tener cuidado de no excedernos con la cantidad de proteínas que ofrecemos a nuestros peques. Y los yogures tienen bastante proteína. En las ultimas recomendaciones oficiales de la AEPED no hablan de una cantidad exacta de proteínas que no es conveniente sobrepasar, pero como madre aplico el sentido común. Por ejemplo, evitar ofrecer carne/pescado en la comida y en la cena, y además un yogur de postre en cada comida.

¿Se puede hacer yogur en casa? ¿Cómo?

Sí, se pueden hacer en casa. Yo solo he probado a hacerlo con una yogurtera, aunque hay más técnicas, y es muy fácil. Sólo necesitamos leche, y fermentos. Los fermentos podemos comprarlos así tal cual, en herbolarios, o aprovechar los fermentos ya contenidos en otro yogur. Es decir, con un yogur y leche, podemos hacer más yogur. A continuación dejo los pasos.

Receta de yogur casero

Ingredientes:
  • 1 litro de leche entera
  • 1 yogur natural sin azúcar.
Pasos:
  • Poner a calentar la leche hasta que esté templada, sin que llegue a hervir.
  • Añadir el yogur natural y mezclar con una varilla.
  • Poner la mezcla en los vasitos y dejar que fermenten en la yogurtera unas 8 horas.
  • Pasado ese tiempo, apago la yogurtera, espero que se enfríen un poco y los tapo y los guardo en la nevera.
Como ves, no tiene mucho misterio 🙂
¿Qué opinas sobre este post? ¡Estaré encantada de leer tu comentario! Si quieres saber más sobre cómo y cuando ofrecer alimentos sólidos a tu bebé, te espero en mi taller online de Baby Led Weaning 🙂 Besos, Adriana.

Deja un comentario