Preparando el viaje a Roma con el bebé

IMG_3435

 

Esta fue la primera vez que viajábamos en avión con el peque, y a otro país. Antes habíamos hecho otra escapada fuera de casa, pero en coche, y sólo un fin de semana.

Lo primero que tuvimos que hacer fue sacarle el pasaporte, ya que para salir de España es necesario llevar DNI o pasaporte del bebé. No se puede viajar sólo con el libro de familia. Es más, a nosotros ni siquiera nos lo llegaron a pedir. Sólo presentamos el pasaporte. Para solicitarlo, sólo tuvimos que pedir cita previa desde ésta página. Te lo dan el mismo día, y los requisitos son:

– Deben ir ambos padres con su DNI.

– Presentar el libro de familia y un certificado de nacimiento expedido en los últimos 6 meses.

– 1 foto de carnet.

– Pagar las tasas correspondientes.

También solicitamos la tarjeta sanitaria europea en la oficina de la Seguridad Social. Nos dieron un certificado con el que podíamos viajar, aunque no nos diera tiempo de recibir en casa la tarjeta.

Estas fueron las cosas que llevé para él.

– Pasaporte.
– Tarjeta sanitaria europea.
– Libro de familia.
– Carta de vacunas.
– Silla de paseo con protector para lluvia.
– Mochila y fular portabebés.
– Mordedor / chupete / juguetes.

IMG_3740

Para mí la mochila y el fular portabebés son imprescindibles!! En el avión iba mucho más cómoda con el fular. Durante todo el vuelo tuve al peque metido en él. Además sirve para arroparlo un poco, que el aire acondicionado siempre está a tope :-/ En cambio para ir por la calle prefiero la mochila.

A la silla le hice una funda. Compré una tela resistente y la hice en tres días, a ratitos. Era nueva y me daba miedo que me la estropearan por el camino en el avión. Ha llegado a casa intacta 😉

 
– Termómetro.
– Barrita para golpes.
– Algodón.
– Gasas estériles.
– Stick para las picaduras de insectos.
– Suero fisiológico.
– Champú y jabón.
– Protector solar.
– Crema para el culete.
– Crema hidratante.

Usamos mucho el suero fisiológico porque iba resfriado. El termómetro también lo usé. Hay que tener en cuenta que se pueden resfriar con los cambios de temperatura por los aires acondicionados.

Íbamos pocos días y sólo llevamos equipaje de mano. Con el tema de los líquidos, que no se puede viajar con envases de más de 100 ml, me vinieron muy bien los que venden vacíos en Mercadona para rellenar. Ahí eché el champú, jabón y crema solar.

 
– Vasito para agua.
– Pañales.
– Sombrero.
– Cambiador.
– Gasas de tela.
– Muselina grande.
– Rebeca o jersey.
– Toalla.
– Ropa (bodies, pantalones, camisetas…)

Tener en cuenta que en un mismo día es probable que haya que ponerle dos mudas de ropa. Yo le llevé también un pijama largo porque no sabía cómo podía ser el aire acondicionado en la habitación.

 

IMG_3741

 

Con la muselina le tapábamos el carro cuando se quedaba dormido y así no le molestaba el sol o el viento.

 

– Toallitas húmedas.
– Pañuelos de papel.
– Babero rígido.
– Baberos normales.
– Babero manga larga.
– Bolsa de plástico.

Esto para el momento de comer. Lo usé todo, pero lo que más, las toallitas húmedas jajaja. Eso no se puede olvidar!! Me llevé también unos baberos de papel desechables, pero no valieron para nada, con un pequeño tirón se lo arrancaba.

Sólo me llevé un babero rígido y uno de manga larga, que al llegar al hotel enjuagaba para el día siguiente. Se secan muy rápido. Y baberos normales llevé sólo 2 o 3, no me hicieron falta más.

Importante la bolsa de plástico!! Para meter los baberos o la ropa que se pueda ensuciar.

De comida sólo me llevé copos de avena, unas tortitas de arroz integral sin sal, que vienen muy bien, y unas galletas de coco y zanahoria que hice el día antes. Y como sólo toma pecho no me hizo falta llevar nada para preparar biberones.

 

En otro post os contaré cómo hice con las comidas del peque 😉 Espero que éste os sea de ayuda si estáis pensando viajar con vuestro bebé!!

 

¿Es importante controlar la cantidad que come?

image

Aprovecho una pregunta que me han hecho hoy para hablar sobre esto. Pongo la respuesta aquí por si puede valerle a alguien más.

Desde mi punto de vista, lo importante con la alimentación complementaria no es la cantidad, si no la calidad.
Es alimentación complementaria porque su alimento principal sigue siendo la leche. Al menos hasta el año, cuando tiene hambre hay que darle leche, y luego los sólidos. Con el BLW no se controla exactamente cuánto come, sólo él sabe cuánto alimento necesita su cuerpo, y nosotros sólo tenemos que preocuparnos por ofrecerles comidas sanas y nutritivas. Si come poco, que al menos sea algo bueno.

Hay días que comen más, y días que comen menos. Incluso en el mismo día, puede que por la mañana no coma nada y luego por la tarde coma un montón. Ellos solos se regulan. Y en cuanto al peso, yo al mío no lo peso muy a menudo, pero lo importante es lo que ven mis ojos, que está feliz, con ánimo y energía, y con unas piernas bien gorditas 😉

Bueno, y hasta aquí todo bien, pero a cualquier madre seguro que le preocupa que su peque pierda peso. Y si mi bebé empieza a perder mucho peso? En ese caso yo lo que haría sería consultar con el pediatra, para intentar saber cuál es la causa. Y si sigue perdiendo peso y el pediatra me recomendara darle purés, pues seguramente eso haría, o me informaría sobre cómo hacerlo de forma mixta, blw y purés. Y si no, tampoco pasa nada, ya habrá tiempo más adelante de darle sólidos 😉

Pero no os preocupéis por adelantado!! Dejad que todo fluya! 🙂

BLW y viajar, prueba superada!!

IMG_1055[1]

Este fin de semana nos escapamos a Sevilla a visitar a unos amigos. Ha sido el primer mini-viaje en familia que hemos hecho, y el peque se ha portado súper bien, me ha salido callejero! 🙂

Desde que hacemos blw, el mayor reto ha sido practicarlo fuera de casa, teniendo en cuenta que tengo bastante cuidado con las comidas que le doy, y además todo lo que ensucia. Aunque tiene ya casi 9 meses y come casi de todo, no me atrevo a pedirle comida en un restaurante, porque si por ejemplo le pido un pollo a la plancha, no sé qué han hecho antes en esa plancha (un huevo, por ejemplo), si todavía no lo ha probado, si le puede dar alergia, si lo dejan más seco y no me fío de ponérselo… Más adelante sí lo haré, pero por ahora siempre opto por llevarle su comida de casa.

Así que este viernes por la tarde, el peque se quedó un ratito con su abuela y mientras yo preparé todas sus comidas para el fin de semana.

image

Llevaba:

Zanahoria al vapor
– Judías verdes al vapor
Pasta
– Pepino
– Tortitas de avena y pera
– Naranjas
– Tortitas de arroz
– Hamburguesas de ternera

Es imprescindible llevar una nevera portátil con placas congeladas para mantenerlo todo fresquito. Yo compré ésta pequeña en un bazar chino. Son muy apañadas y caben bastantes cosas.

Como nos quedamos en casa de unos amigos, lo que hice fue, en cuanto llegamos, fue meter todo en el frigorífico, y a la hora de salir a la calle, preparaba un tupper con la comida para ese día, y me lo llevaba en la nevera portátil.

image

Las comidas las organicé así:

– A media mañana, antes de vestirlo y salir, le daba la naranja, que era lo que más ensuciaba. Allí podía lavarle bien las manos y la carita.
– Para el mediodía, en la calle, un poco de todo lo que llevaba: zanahoria, judías, pasta y pepino.
– Para la merienda, en la calle, tortitas de avena.
– Para la cena, las hamburguesas de ternera, en casa. Además también comió pechuga de pollo que le preparé allí.
– Y por supuesto su leche cada vez que pedía.

He intentado que comiera más o menos un poco de todo.

Si os fijáis las comidas que hacíamos en la calle no llevan salsas ni jugos ni nada que manche. Las tortitas son la merienda perfecta para llevar!!!

Y dónde lo sentaba para comer? Pues encima mía cuando estabamos en casa, y en su sillita en la calle. El primer día no pudo comer a la vez que nosotros porque entramos en un bar de tapas, estábamos de pie y era más incómodo. Lo que hice fue que en cuanto salimos, nos sentamos en un banco a la sombrita, y allí le dí su comida. El segundo día ya sí comió con nosotros, sentadito en su carro. Hizo todas sus comidas estupendamente 🙂

 

image

Os aconsejo que en estas ocasiones os llevéis alimentos que ya haya probado, y que maneje bien. Las cosas nuevas es mejor introducirlas en casa tranquilamente.

En cuanto a la limpieza, para mí, lo básico para llevar es:

– Babero manga larga
– Babero rígido
– Gasas
– Babero normal, de los plastificados por detrás
– Toallitas húmedas
– Agua (yo mojo la gasa y le limpio las manitas)
– Pañuelos de papel

image

Con ésto, y con su carrito o su mami haciendo de trona portátil, podemos ir al fin del mundo!!

Si llegáis a un hotel en vez de a casa de amigos, podéis usar la nevera que suelen tener para almacenar la comida, y también darle allí las comidas que más ensucien.

Si os vais más días y tampoco queréis darle todavía comida que no hagáis vosotras, lo ideal sería llegar a un sitio con cocina, un apartamento por ejemplo.

Si estáis acabáis de empezar con la AC es mucho más fácil, porque no hace falta llevar mucho, con su leche es suficiente.

 

Y ésto es todo, creo que no olvido nada. Preguntadme si tenéis alguna duda!! 😉

(04/05/2015) Hoy de comer…

image

 

Hoy de comer, tortita de arroz con zanahoria + hamburguesa de ternera y brócoli + aguacate.

La tortita de arroz la hice como en la receta que está en el blog, pero esta vez para que no se rompiera hice lo siguiente. Apuntadlo porque es un buen tip!!

– En el envase de la batidora puse una cucharada de copos de avena, le añadí un poquito de agua y lo batí. Dejé reposar la mezcla unos 5 minutos. Al dejarla reposar espesa un poco, como ya me explicó @alimentandopersonitas 😉

– Mezclé el arroz cocido con la zanahoria (podéis añadir calabacín o cebolla, por ejemplo) y añadí una cucharadita pequeña de la mezcla de avena por cada tortita.

– A la sartén vuelta y vuelta, unos minutos por cada lado hasta que cuaje. Y ya tenéis unas tortitas de arroz perfectas!!! 😀

 

 

Ayer para hacer las tortitas con verduras hice lo mismo. Batí copos de avena con agua, y a eso le añadí el brócoli y la zanahoria troceados, que previamente había cocido al vapor.

Con esta mezcla tenéis infinitas posibilidades sin utilizar huevo!!

image

Cómo ofrezco la naranja

Me han preguntado varias veces de qué forma cortar la naranja para ponérsela a los peques.

Yo lo hago como podéis ver en el vídeo, corto en 4 y quito la piel y la parte blanca. Así desde los 6 meses 🙂 ahora a veces se la corto un poco más pequeña.

Lo que sí hacía al principio era estar pendiente de que si se le quedaba ya un poco seca y más pellejo, le cambiaba el trozo por uno nuevo.

Preparando comida para congelar

image

Este fin de semana he aprovechado que el peque se quedaba a ratitos con su papi para cocinar e ir guardando en el congelador. La verdad es que es comodísimo tener algo de comida preparada y lista para cuando hay prisas, que es casi siempre 😛

Un día a la semana te llevas varias horas cocinando, pero luego entre semana ahorra mucho tiempo. Primero, porque sólo tienes que sacar y descongelar, y completar el plato con algo hecho en el momento, y luego porque se ensucia mucho menos en la cocina, lo que se traduce en menos tiempo para recogerla. No hay cosa que odie más que recoger la cocina :-/

He dejado preparadas hamburguesas de pavo y calabaza, de ternera y brócoli, salsa de tomate y pan (esta vez lo hice de una forma diferente a la receta que tengo subida, y ya habéis visto que no quedó del todo bien jajaja pero la idea es congelarlo también).

11066537_1598747573705684_6053198192715678132_n

Algunos tips que tengo en cuenta a la hora de preparar comida para congelar son éstos:

Cocinar bastante cantidad. Si preparamos algo que nos lleva mucho tiempo, lo ideal es hacer suficiente cantidad para que tengamos para varias veces.

Tamaño de los envases. Procuro usar envases con el tamaño justo para lo que quiero guardar, así ocupan menos espacio dentro del congelador, y caben más cosas. Las bolsas de congelación son muy útiles, porque ocupan sólo el espacio necesario, y para guardar por ejemplo las hamburguesas, vienen muy bien. También podemos usar cubiteras para guardar porciones de salsas, purés o caldos, o utilizarlas para formar bolsitas con papel de cocina transparente. En el vídeo de más abajo podéis ver cómo.

 

image
Salsas por separado y en porciones pequeñas. Si preparamos salsas y las congelamos por separado, luego tenemos muchas opciones para combinar. Por ejemplo, si hacemos salsa de tomate, o “salsita marrón“,  y lo guardamos en porciones pequeñas, luego sólo tenemos que descongelar y echarla sobre lo que hayamos preparado ese día, ya sea carne, pasta… Podemos hacer lo mismo con la compota de manzana, por ejemplo, para echarla sobre las tortitas del desayuno o la merienda.

 

 

Carnes sin hacer. La carne una vez descongelada no es recomendable volverla a congelar, a menos que ya esté cocinada. Por lo tanto, si compramos la carne, la congelamos y luego la descongelamos para hacer hamburguesas, no deberíamos volver a congelarlas, a menos que estén hechas. Así que lo mejor es, una vez comprada la carne fresca, preparar las hamburguesas y congelarlas sin hacer. Luego sólo tenemos que sacarlas y pasarlas por la plancha. Además, si compráis por ejemplo pechuga de pavo o pollo, la podéis guardar cortada ya en filetes, palitos, cubos… Separados cada uno con papel transparente, así luego podéis ir sacando de a poco.

 

image

 

Etiquetar. Es importante etiquetar todo lo que congelamos, poniendo en cada envase o bolsa lo que contiene (me ha pasado varias veces de tener cosas en el congelador que no sabía lo que eran :-/), y la fecha en la que se congeló, así podremos ir sacando primero lo que lleva más tiempo. Hace unos días os conté lo que uso para etiquetar los envases: cinta de carrocero y un rotulador permanente 😉

22317_1592521337661641_7940145775429643147_n

Congelar caldo. Si hacemos un caldo de pollo con verduras, el caldo sobrante podemos guardarlo para otras recetas.

Congelar verdura ya cortada. Ésto no lo he hecho nunca, pero es una idea para ahorrar más tiempo aún.

 

Y ésto es todo. Espero que os sea de ayuda!!! 🙂

 

Y vosotros, tenéis algún truco a la hora de preparar comida para congelar?