Preparando comida para congelar

image

Este fin de semana he aprovechado que el peque se quedaba a ratitos con su papi para cocinar e ir guardando en el congelador. La verdad es que es comodísimo tener algo de comida preparada y lista para cuando hay prisas, que es casi siempre 😛

Un día a la semana te llevas varias horas cocinando, pero luego entre semana ahorra mucho tiempo. Primero, porque sólo tienes que sacar y descongelar, y completar el plato con algo hecho en el momento, y luego porque se ensucia mucho menos en la cocina, lo que se traduce en menos tiempo para recogerla. No hay cosa que odie más que recoger la cocina :-/

He dejado preparadas hamburguesas de pavo y calabaza, de ternera y brócoli, salsa de tomate y pan (esta vez lo hice de una forma diferente a la receta que tengo subida, y ya habéis visto que no quedó del todo bien jajaja pero la idea es congelarlo también).

11066537_1598747573705684_6053198192715678132_n

Algunos tips que tengo en cuenta a la hora de preparar comida para congelar son éstos:

Cocinar bastante cantidad. Si preparamos algo que nos lleva mucho tiempo, lo ideal es hacer suficiente cantidad para que tengamos para varias veces.

Tamaño de los envases. Procuro usar envases con el tamaño justo para lo que quiero guardar, así ocupan menos espacio dentro del congelador, y caben más cosas. Las bolsas de congelación son muy útiles, porque ocupan sólo el espacio necesario, y para guardar por ejemplo las hamburguesas, vienen muy bien. También podemos usar cubiteras para guardar porciones de salsas, purés o caldos, o utilizarlas para formar bolsitas con papel de cocina transparente. En el vídeo de más abajo podéis ver cómo.

 

image
Salsas por separado y en porciones pequeñas. Si preparamos salsas y las congelamos por separado, luego tenemos muchas opciones para combinar. Por ejemplo, si hacemos salsa de tomate, o “salsita marrón“,  y lo guardamos en porciones pequeñas, luego sólo tenemos que descongelar y echarla sobre lo que hayamos preparado ese día, ya sea carne, pasta… Podemos hacer lo mismo con la compota de manzana, por ejemplo, para echarla sobre las tortitas del desayuno o la merienda.

 

 

Carnes sin hacer. La carne una vez descongelada no es recomendable volverla a congelar, a menos que ya esté cocinada. Por lo tanto, si compramos la carne, la congelamos y luego la descongelamos para hacer hamburguesas, no deberíamos volver a congelarlas, a menos que estén hechas. Así que lo mejor es, una vez comprada la carne fresca, preparar las hamburguesas y congelarlas sin hacer. Luego sólo tenemos que sacarlas y pasarlas por la plancha. Además, si compráis por ejemplo pechuga de pavo o pollo, la podéis guardar cortada ya en filetes, palitos, cubos… Separados cada uno con papel transparente, así luego podéis ir sacando de a poco.

 

image

 

Etiquetar. Es importante etiquetar todo lo que congelamos, poniendo en cada envase o bolsa lo que contiene (me ha pasado varias veces de tener cosas en el congelador que no sabía lo que eran :-/), y la fecha en la que se congeló, así podremos ir sacando primero lo que lleva más tiempo. Hace unos días os conté lo que uso para etiquetar los envases: cinta de carrocero y un rotulador permanente 😉

22317_1592521337661641_7940145775429643147_n

Congelar caldo. Si hacemos un caldo de pollo con verduras, el caldo sobrante podemos guardarlo para otras recetas.

Congelar verdura ya cortada. Ésto no lo he hecho nunca, pero es una idea para ahorrar más tiempo aún.

 

Y ésto es todo. Espero que os sea de ayuda!!! 🙂

 

Y vosotros, tenéis algún truco a la hora de preparar comida para congelar?

1 comentario

  1. Alicia dice:

    Nosotros escaldamos la verdura antes de congelarla.

Deja un comentario