Descifrando etiquetas de alimentos. Parte III

IMG_7961

 

Era imposible no hablar sobre los cereales industriales para bebés en estos posts 🙂

Personalmente, nunca se los he dado a mi bebé. No los he comprado nunca porque me parecen totalmente innecesarios. Todo esto desde mi punto de vista de madre. Ha sido la información que he ido buscando para mí la que os voy a compartir. Si algo no os cuadra, buscad más información!! No llevéis la palabra de nadie a misa, ni la mía ni la de nadie 🙂

Antes de empezar a informarme sobre alimentación complementaria, en mi mente tenía la idea de que darle cereales en papilla a mi bebé era algo casi obligatorio. Me parecía que todo el mundo da estos cereales a sus bebés. Hasta que me di cuenta que estaba muy equivocada, porque además de no ser obligatorios, según que marca compremos, tampoco son la mejor opción.

Vamos a ver su composición e intentar entender las etiquetas de algunas de estas cajas de cereales.

Empecemos por el principio: Cereales sin gluten, que en la caja pone que están indicados desde los 4 meses.

Antes de ver nada, lo que tenemos que saber es que la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Española de Pediatría recomienda la lactancia exclusiva (si puede ser materna, o si no artificial) hasta los 6 meses de vida. Si es lactancia materna, además el bebé no necesita tomar nada más, ni siquiera agua. Esto significa que hasta los 6 meses no necesitan nada que no sea leche.

Entonces, empezando sólo por aquí, nos podemos ahorrar estos cereales sin gluten, porque no los necesitan. A partir de los 6 meses se puede empezar poco a poco con el gluten.

Ok, ahora, llegados a los 6 meses. Necesita mi bebé estos cereales? La respuesta también, desde mi punto de vista es NO. No los necesita. Os voy a intentar explicar el porqué.

Primero, veamos la etiqueta de los famosos “8 cereales con miel”.

IMG_7962

 

Ingredientes:

Harinas (86,8%) (trigo hidrolizada, trigo, cebada, centeno, maíz, arroz, mijo, sorgo y avena).

– Miel (7,9%)

– Sales minerales (carbonato cálcico, fumarato ferroso, sulfato de zinc, yoduro potásico)

– Vitaminas (ácido L-ascórbico, DL-alfa acetato de tocoferol, nicotinamida, mononitrato de tiamina, acetato de retinol, clorhidrato de piridoxina, ácido fólico y colecalciferol)

– Aroma (vainillina)

– Bifidobacterias

Para simplificar, nos olvidamos un poco de los complicados nombres de las sales minerales y vitaminas. Supongo que todas son buenas 🙂

Empecemos viendo las harinas. El primer nombre raro que aparece es el de “harina de trigo hidrolizada“. ¿Qué significa hidrolizada? En la misma web de una marca que fabrica este tipo de cereales lo explican. Voy citando textualmente:

Si te fijas con atención, en el etiquetado de algunas papillas se indican frases como “Cereales dextrinados” o “Cereales hidrolizados”. ¿Cuáles son mejores? La respuesta es sencilla, son expresiones que quieren decir lo mismo.

Ya tenemos un primer dato. Hidrolizado y dextrinado quiere decir lo mismo.

¿Pero qué quiere decir que los cereales están dextrinados?, y  ¿por qué se dextrinan?

La razón es para que se digieran más fácilmente. Uno de los componentes fundamentales de los cereales es el almidón. Las moléculas de almidón son demasiado grandes para que los lactantes, que todavía tienen inmaduro su aparato digestivo, las puedan digerir adecuadamente, y es necesario someterlos a un proceso industrial parecido a la digestión que favorezca su aprovechamiento, como es el caso de la dextrinación.

La dextrinación o hidrólisis de los cerealeses un sistema mediante el cual se rompen estas grandes cadenas de almidón en pedazos más pequeños y más fácilmente digeribles para los bebés, las dextrinas. De ahí viene que las papillas que se someten a este proceso se llamen cereales dextrinados, o hidrolizados.

Más datos, significa que simplifican las moléculas del cereal para que se digieran más fácil, porque dicen que su aparato digestivo todavía es inmaduro. Ahora aquí os llevo al artículo que escribió el nutricionista Julio Basulto sobre el tema.

Sin embargo, antes de los seis meses no es necesario ni recomendable incorporar alimentos en la dieta de los pequeños, algo que se justificó en el artículo ‘Bebés: ¿hasta qué edad conviene que tomen solo leche materna?’. Y después de los seis meses de edad, el niño puede digerir pequeñas cantidades de cualquier alimento saludable a base de cereales que consumen los adultos (como pan, pasta hervida o arroz hervido), sin olvidar que se debe dar prioridad a la leche materna (o, en su defecto, de fórmula).

Y yo me planteo otra pregunta. Si su aparato digestivo es inmaduro, para qué le voy a dar algo que de forma natural no podría tomar? Hace años cuando no sabían nada de dextrinación o hidrolización, qué hacían? Además, creo que este argumento lo ponen porque venden cereales que recomiendan a los 4 meses, cuando sí es más inmaduro el sistema digestivo.

Bueno, aparte de esto de harina de trigo hidrolizada (luego en la información nutricional veremos en qué se traduce esto) ya el resto de componentes sí son más familiares. Harinas de cebada, arroz, mijo, centeno, maíz, sorgo y avena.

Otra cosa que no entiendo es cómo añaden miel, cuando no está recomendada hasta después de los 2 años por el riesgo de botulismo. Supongo que la someterán a algún proceso especial para eliminar este riesgo. En esta parte no he investigado mucho.

Vamos a ver la información nutricional. En qué me fijo en estos productos, pues como en la mayoría, en la cantidad de azúcar y de sal por cada 100g. En el post anterior os expliqué que es la columna en la que nos debemos fijar para comparar, la de 100g.

– Hidratos de carbono por 100g: 81,9 g, de los cuales 31 g son azúcares.

Sal por cada 100g: 0,10g

La cantidad de sal no me parece alta, ya que además no lleva sal añadida. Pero la cantidad de azúcares? 31 g de 100 g son azúcares!!! el 31%, casi un tercio. Y cómo es posible si en los ingredientes no está el azúcar?? Fácil, este es el efecto que tiene la harina hidrolizada, además del añadido de miel. Cito de nuevo a Basulto:

Si bien el fabricante no siempre añade azúcar al producto, el proceso de dextrinación de los cereales rompe su estructura hasta producir los azúcares que detectan los análisis de laboratorio que determinan la información nutricional antes citada. Es un proceso que convierte los carbohidratos de cadena larga (almidones) de los cereales en otros de cadena más corta, algunos de los cuales son azúcares.

Además de los análisis de laboratorio, el paladar también detecta dichos azúcares: si se prueban los cereales, se nota un sabor dulzón que no se percibe si se cocinan en casa arroz o maíz

Vale, pero ahora veamos la cantidad de azúcar en alguno de estos cereales que no lleven miel.

IMG_7963

Hero Baby Natur. Multicereales (sin azúcares añadidos): 21g de azúcares por cada 100g.

IMG_7964

Nestlé 8 cereales con galleta maría (0% de azúcares añadidos): 24, 6g de azúcares por cada 100g.

Sigue siendo más del 20% del producto. Nunca he probado este tipo de cereales, pero según he leído tienen un sabor dulce. Ya sabéis el porqué 😉

Lo importante de esto es que con esa cantidad de azúcares es un alimento al que se le da un uso diario.

Espero que este post no os esté pareciendo un tostón!! Porque es bastante largo.

Pero llegados a este punto me diréis: y si no uso esto, cómo le doy cereales a mi bebé???

Aquí os dejo algunas ideas:

– Si haces blw: pan, pasta cocida con salsa de tomatearroz en tortitas caseras o en bolitas, avena de mil y una formas, mijo, quinoa

– Si das purés: añade arroz cocido, o avena, o pasta, etc. al puré. Puedes hacer también avena cocida y triturada, o arroz con leche triturado…

– Hay algunos cereales que venden en herbolario, para bebés, que según he escuchado son mejores que los de las marcas que os he enseñado. No os puedo decir porque no los he tenido delante para ver la composición, pero por favor, si los usas o sabes cuáles son, envíame una foto de las etiquetas y los añado!! 😉

EDITO para añadir:

Éstos son los cereales de los que os hablaba. Son de la marca Hip. Hecho con 100% con cereales integrales, y sin azúcar, de verdad. Por cada 100g, tiene 1g de azúcar. Esta me parece la mejor opción en el caso de comprar papillas de cereales. Gracias a Natalia por enviarme las fotos 🙂

IMG_7976

 

 

Otra duda que me suelen preguntar: es mejor integral o no integral? Os digo lo que he leído yo hasta ahora, y es que un exceso de cereales integrales tampoco es bueno. Yo por ejemplo, cuando ofrezco arroz a mi peque, siempre es integral. El pan es semi integral. La pasta es normal. La avena son copos suaves, que creo que no se considera integral. Más o menos está compensado, no comemos todos los cereales 100% integral, pero no porque lo haga así especialmente por el, sino que en casa ya comíamos así. Si tenéis dudas sobre esta parte, os recomiendo consultarlo con un profesional nutricionista o pediatra.

 

Posts relacionados:

Descifrando etiquetas de alimentos. Parte I

Descifrando etiquetas de alimentos. Parte II

9 comentarios en “Descifrando etiquetas de alimentos. Parte III”

  1. Pensamos igual al respecto.. Hace unos días me llegó a casa publicidad en forma de cereales para bebé. Me sorprendió muy negativamente que, bien grande, se leía ‘8 cereales con miel’! Nosotros hacemos blw exclusivo desde hace poco más de un mes. Mi bebé tiene 9 meses recien cumplidos y antes hacía mixto pero le he dado muy pocas papillas, pero nunca me planteé darle este tipo de papillas. Si la adpe desaconseja totalmente el consumo de miel en menores de 1 año, cómo es posible que prácticamente todas las papillas de cereales comerciales la lleven? Los odontólogos deben estar encantados… En fin, es muy importante estar bien informado en todo pero en lo referente a la salud de nuestros hijos sobretodo, tomar nuestras propias decisiones, siempre con cabeza, claro está y no creer ciegamente en las recomendaciones de nuestro pediatra sin contrastar información

  2. Gracias por tu post, me encanta!
    Te quería comentar que hay unos cereales eco de la marca Holle, que llevan 0.9 g de axucar/100g, hay de espelta, otros de avena, otros de mijo y arroz… y así se puede combinar y que no sea siemore igual la papilla (en caso de que tomen papillas 😉
    A mi me parecen una muy buena opción.
    Saludos!

  3. Hola Adriana. Gracias por tu post.
    Mira, yo sí le doy a mi hijo papillas de cereales, puesto que no practico el BLW puro que hacéis vosotros. Sin embargo, si que cuido mucho de buscar alimentos sanos y sin azúcares innecesarios. Las mejores papillas que he encontrado son las de “Holle”. Las hay de espelta, avena, maíz, mijo y arroz, etc. Además son cereales integrales y no dextrinados. Te dejó unas fotos.
    Espero que sea de ayuda para algún lector.
    Un saludo.

  4. En esos estaba pensando yo. ? Aquí en Alemania han habido varias alertas con los productos de Hipp. Por eso hemos decidido por Holle.

  5. hay un comentario que me preocupa. Cito: “no creer lo que nos diga el pediatra sin contrastar información”. ¿Contrastar con qué información? Con un blog? Está bien reducir el consumo de azúcar, ya que no es un nutriente esencial. Pero los niños consumen muchísima energía, el tomar glucidos procedentes de los cereales en una papilla no les hace ningún daño. Hay madres dando a niños que no tienen dientes trozos de carne, siguiendo el blw. La digestión de la proteína de la carne es lenta y compleja, más si no se mastica. Por favor, haced caso a los pediatras y profesionales y no seáis talibanes de teorías recientes con poca historia médica.

  6. Hola!! No me refiero a contrastar la información con mi blog, ni con ningún otro, estaría loca si lo hiciera! Me refiero a buscar segundas opiniones profesionales. Hay muchísimos pediatras y nutricionistas que no recomiendan este tipo de cereales 🙂 un saludo!

Deja un comentario