Papillas de cereales “integrales”. Nos la siguen colando.

Papillas de cereales “integrales”. Nos la siguen colando.

Voy a intentar escribir este post sin estallar de la impotencia.

Estoy viendo últimamente que muchas marcas se están sumando a cambiar la forma de hacer sus papillas de cereales, dejando de lado el uso de cereales dextrinados (en resumen, es un proceso por el que se modifica el cereal para “simplificarlo” y por el que se acaba convirtiendo gran parte en azúcares libres – por eso muchas papillas “sin azúcares añadidos” tienen un sabor dulce. No se los añaden, pero los producen al fabricarlas). Me alegra mucho ver que cada vez más usan cereales integrales y de grano completo en sus formulaciones. Pero me chirrían algunas cosas…

  1. Estas mismas marcas hace nada defendían (y me atrevería a decir que aún lo defienden) que el proceso de dextrinado era importantísimo y necesario para que los bebés pudieran digerir bien el cereal, porque tenían un sistema digestivo inmaduro. Algo que podía y puede hacer pensar a los padres que era malo para sus hijos ofrecerles los cereales tal cual, y más si eran integrales, por lo que era inevitable utilizar estas papillas. Ojo, yo antes de tener hijos y de leer un poco sobre el tema, realmente pensaba que las papillas de cereales eran un paso imprescindible. Después por suerte supe que no, y nunca los he comprado.
  2. Ahora resulta que (como ya muchos sabíamos) lo mejor es que los cereales sean integrales. (Aquí la pediatra Lucía Galán explica muy bien el por qué) Pero ahora viene lo mejor: es que he llegado a ver marcas que utilizan este reclamo de “usamos cereales integrales y grano entero”, pero luego esos cereales integrales de grano entero los dextrinan “parcialmente” (¡WTF! – ya me hicieron explotar) y al final las papillas igual son un 14% azúcar… Y cajas que ponen delante “INTEGRAL” y luego tienen un 28% de azúcar. ¡Nos la siguen colando!

En fin, que si me permitís el consejo: ¡No os fiéis nunca, leed siempre las etiquetas! No te quedes con lo que te intentan vender en la portada. Te recomiendo este post que escribí hablando sobre las etiquetas de los cereales: Descifrando etiquetas de alimentos. Parte III. Quizás te pueda dar algo de luz sobre este tema.

Pero sobre todo, si quieres ofrecer las mejores papillas de cereales, lo mejor es hacerlas en casa (con arroz, avena o lo que te apetezca). Sí, hay marcas que de verdad ofrecen papillas de cereales integrales sin trampa ni cartón, como Holle o Hipp (#NoEsPubli), pero a precio de oro.


¿Qué opinas sobre este post? ¡Estaré encantada de leer tu comentario!

También te invito a echar un vistazo en mi Tienda Online BLW con productos muy útiles y prácticos para Baby-Led Weaning.

Deja un comentario