Descifrando etiquetas de alimentos. Parte I

image

Hoy inauguro esta sección, que voy a dedicar a contaros lo poco que sé acerca de las etiquetas de los productos, qué se necesita saber para descifrarlas, para que no nos den gato por liebre, y pondré algunos ejemplos.

La idea es ayudaros a entenderlas cuando vayáis al supermercado. Es más fácil de lo que parece. Puede ser incluso divertido 😉

No hay que obsesionarse tampoco, pero sí me parece importante ser conscientes de lo que comemos y le damos a nuestros bebés. Que si estás comiendo algo que no es tan bueno, al menos lo sepas, aunque al final te lo comas igual (caso Nocilla o Nutella, la caca más rica del mundo :-P)

Para empezar, hay dos cosas diferentes en las que tenemos que fijarnos cuando vamos a comprar un producto. Por un lado está la lista de ingredientes, y por otro la información nutricional.

De la lista de ingredientes tenemos que saber que éstos aparecen ordenados de mayor a menor cantidad. Es decir, que el primer ingrediente que aparece es el compuesto de mayor cantidad en el producto. A veces aparecen nombres raros que nos ponen para despistar. Hoy os enseño un caso.

De la información nutricional tenemos normalmente dos columnas:

– Una con las cantidades de nutrientes por cada 100g, que es la que debe aparecer siempre, y en la que nos debemos fijar normalmente para poder comparar.

– La otra puede variar. A veces muestra la cantidad por cada unidad de producto (por ejemplo, si son galletas, por cada galleta), o el porcentaje según la ingesta diaria recomendada, o a veces no aparece nada.

Ejemplo práctico de hoy: infusiones para bebés.

Yo hace unos meses, cuando nació mi peque, utilicé estas infusiones, pensando que podría ayudar con los gases que tenía (que luego descubrí que eran por la iplv). No me dió por leer la etiqueta porque no entendía tampoco mucho, y al ser algo “para bebés” pues suponía que tendría que ser bueno.

image

Lista de ingredientes: Dextrosa, Extractos solubles de manzanilla (4,0%), Hinojo (3,5%).

Primera palabra rara que hay que saber. Es el primer ingrediente que aparece, por lo tanto el de mayor cantidad: “Dextrosa”. Dextrosa es azúcar. Dextrosa = Sacarosa = Azúcar. Aquí google nos puede ayudar mucho 😉

Es decir, sólo hay 3 ingredientes, y si un 4% es manzanilla, y un 3,5% es hinojo, el 92,5% restante del producto es azúcar. Casi todo.

Es muy graciosa la frase “No adicionar azúcar”. Qué más azúcar que la que ya trae? Jajaja.

A ver ahora la información nutricional.

image

 

Está todo a 0g, menos el apartado de azúcares. Por cada 100gr tenemos 95g de azúcares. El 95% del producto es azúcar. El azúcar más caro del mundo. 6,99€ por 150g.

Y teniendo en cuenta que no se recomienda nada de azúcar hasta después de los 12 meses (o más), pues… Esto es como darles un biberón de agua con azúcar, con un poquitín de hierbas.

Siempre hay que mirar los dos apartados. Si no hubieramos sabido qué era dextrosa, mirando la tabla nutricional habríamos visto que era azúcar.

Y eso es todo por hoy. Espero que os guste este nuevo espacio!! Y sobre todo espero que os ayude cuando estéis de compras en el súper.

18 comentarios en “Descifrando etiquetas de alimentos. Parte I”

  1. Hola!!tengo que decir que es la primera vez que escribo un comentario en tu blog,pero estoy encantada y enganchada a el! Genial la nueva sección. Mi bebé tiene diez meses y aunque estoy haciendo una mezcla de purés y blw (y teta teta teta), me das muchas ideas y confianza. Un saludo!

  2. Hola!!!! Esta nueva sección me encanta. Ya me gusta mucho tu blog, lo encontré buscando información sobre blw hace 3 meses y aquí sigo. Mi bebé tiene 8 meses y que sepas que me has ayudado muchísimo. Gracias por este blog y enhorabuena. Un abrazo

  3. Muchas gracias por este artículo, la verdad que es alucinante como nos engañan en las etiquetas. Enhorabuena por tu blog!!

  4. En este caso que comentas la mayor parte de lo que finalmente bebe el niño es agua, ya que solo hay que echarle unas cucharaditas (depende del peso). Y los ingredientes hablan del contenido total del bote. Yo lo he probado y no es que este muy dulce….

  5. La tabla nutricional habla del contenido de cada cosa por cada 100gr de producto. Es lo que intento explicar en este post.

    Hagamos unas cuentas rápidas. Supongamos que una madre le da esta “infusión” a su bebé desde que nace, durante los dos primeros meses.

    Siguiendo las instrucciones, Hasta los 2 meses, 1/2 cucharadita (2.5g de producto, 2,375g de azúcar -el 95%), 3 veces al día. Total en estos dos meses (60 días) -> 2.375g * 3 veces al dia * 60 dias= 427,5 g de azúcar. Casi medio kilo de azúcar a un bebé en sus dos primeros meses de vida. A mí me parece una barbaridad.

  6. Yo también se lo daba a garbancita, hace unos días me puse a leer los ingredientes y alucinaba en colores. Por aquel entonces, hace un año, no me enteraba de la misa la maño, hoy ya procuro que no me pase. Una sección muy interesante, gracias!!!

  7. Muy interesante esta entrada, la he compartido en mi facebook porque aunque siempre me he opuesto a la obsesión de comprobar las etiquetas, desde que tengo a mi bebé me parece bastante importante, para saber ver que algo que nos venden como infusión no es más que azúcar caro, como bien señalas.

  8. Que rabia da que vendan estos productos para bebés y da aún mucho más rabia que los pediatras los recomienden, de verdad, me parece indignante y abusivo ????.
    Mi peque esta a punto de cumplir los 6 meses, me he esforzado para darle pecho exclusivo y estoy informandome todo lo que puedo para como dices, por lo menos ser consciente de que le doy o no.

Deja un comentario