(09/11/2017) Ayer para comer…

  Ayer para comer tuvimos lomo de cerdo a la plancha con salsa de puerro, zanahoria y nata + una pasta de dibujitos que compré para Halloween y luego no me acordé 😂😂😂 El peque no quiso probar el lomo con la salsa, pero os prometo que estaba rica rica!! Para hacerla puse a sofreir … Leer más(09/11/2017) Ayer para comer…

Receta de albóndigas a la romana

 

Cuando estuvimos en Roma, uno de los días me pedí en un restaurante un pollo a la romana que estaba buenísimo! Estaba hecho con una salsa de tomate y trozos grandes de pimiento rojo.

He querido hacer algo parecido, pero con albóndigas en vez de pollo, así que lo he llamado albóndigas a la romana 😉

Mi bebé tiene casi 13 meses. Mira en las notas para ver cómo adaptarla para menores de 12 meses.

 

Ingredientes para las albóndigas:

– 250g de carne de ternera picada

– 3 cucharadas de copos de avena

– 3 cucharadas de leche de avena ó agua

– Un poco de perejil picado

– 1 diente de ajo

– Harina, para rebozar

– Aceite de oliva vírgen extra

– Pizca de sal y pimienta

 

Ingredientes para la salsa:

– 1/2 cucharadita de azúcar

– 1 pizca de sal y pimienta

– 1/2 cebolla

– 1 diente de ajo

– 2 pimientos rojos medianos

– 400g de tomate triturado

– Orégano

– Aceite de oliva vírgen extra

 

Pasos:

1. Poner a remojar los copos de avena con la leche de avena o agua. Reservar.

2. Cortar la cebolla en tiras y los pimientos en trozos grandes. Ponerlos a sofreír en una olla con un poco de aceite, junto con un diente de ajo troceado. Cocinarlo a fuego medio, tapado para que se haga el pimiento, y removiendo de vez en cuando.

3. Mientras, ir preparando las albóndigas. Para ello, en un recipiente, poner la carne picada, los copos de avena remojados (escurrirlos un poco), el perejil picado, un ajo rallado, pizca de sal, pimienta, poquitín de comino y poquitín de nuez moscada. Mezclar todo con las manos hasta que quede homogéneo.

4. Formar las bolas de carne, pasarlas por harina y freírlas en aceite de oliva virgen extra. Sólo hasta que se les forme una costra, ya que terminarán de cocerse por dentro luego. Ponerlas en papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Reservar.

5. Una vez el pimiento esté blando, sacar la mitad y reservarlo.

6. En la olla, añadir el tomate triturado, media cucharadita de azúcar, para quitar la acidez, y pizca de sal y pimienta. Triturarlo todo con la batidora. Con cuidado de que no salpique, ya que puede quemar!

7. Añadir medio vaso de agua, orégano, los trozos de pimiento que reservamos, las albóndigas, y poner a cocer hasta que espese. Ponerle la tapa a la olla pero que no cierre del todo. Esto es para que vaya soltando el vapor, pero que no salpique fuera.

 

Notas:

– Estas albóndigas pueden darse desde los 6 meses, una vez se hayan introducido todos los ingredientes, ya que quedan muy suaves y se deshacen bien. Se pueden hacer más básicas, sólo con la carne y la avena.

– Si no se quieren hacer fritas, se pueden sellar a la plancha, vuelta y vuelta para formar la costra. En este caso no hace falta pasarlas por harina.

– Para menores de 12 meses, no añadir nada de sal ni azúcar. Se puede quitar la acidez al tomate triturado añadiendo zanahoria cocida o manzana.

– Yo he usado tomate triturado de lata, pero se puede hacer triturando tomates naturales, sin piel.

– Las especias hay que ir introduciéndolas una a una.

 

FullSizeRender 3

 

(09/09/2015) Hoy de cenar…

image

Ésta ha sido la cena del peque. Se la ha dado el papi en casa de los abuelos y me ha ido informando 😛

Al mediodía no quiso probar bocado, estaba medio pachucho, pero ha cenado muy bien!

La comida del mediodía de hoy se la pondré mañana. Os subiré la receta, porque al papá y a mí nos ha encantado, súper rico!!! Mañana os cuento. Buenas noches!

(08/09/2015) Hoy de comer…

image

 

 

Hoy de comer, chips de boniato al horno + merluza al horno también + nectarina.

Os voy a contar un cuento.

Érase una mamá muy buena y guapa (o sea, yo :-P), pero que a la vez era una loca insensata que aplicaba blw con su bebé de ya 12 meses.

Un día como hoy, le puso de comer lo que veis en la foto.

Para empezar le puso en la bandeja un trozo de merluza y uno de boniato. Los dos fueron al suelo. Los recogió y se los comió, porque además era un poquito cochina y se comia las cosas del suelo.

Probó a ponerle más, pero ésta vez diciéndole a su bebé: “ammm mira, es para comer, como come mami”. El peque la miró con cara rara y decidió probar un trocito de boniato. El pescado fue de nuevo al suelo.

Le puso un trozo de nectarina, y se comió la mitad y la otra al suelo. Mientras tanto, la mamá-aspiradora iba rescatando todo lo que podía.

Ya un poco aburrida, desistió, pensando que su bebé simplemente no tenía ganas de comer, como muchas otras veces. Dejó de prestarle mucha atención y comió tranquila. De repente, le sorprendió tanto silencio. El peque estaba muy entretenido comiéndose los trocitos minúsculos que le habían quedado en la bandeja. Así que la mamá lista pensó: pues si quiere trocitos pequeños, le pondré trocitos pequeños. Y eso hizo.

Con mucha paciencia, fue poniéndole bolitas de merluza del tamaño de un guisante, y el bebé fue tranquilamente cogiéndolos y comiéndoselos. Así hasta que ya no quiso más. Se había comido más de la mitad. Con el boniato no tuvo la misma suerte, pero al menos ya había comido algo.

El peque empezó a quejarse porque quería que lo sacaran ya de la trona, así que la mamá recogió rápido lo que quedaba en el suelo para que no vinieran las malvadas hormigas. Se lo llevó a la bañera, le dió un baño, y se quedó esperando que se durmiera la siesta, sin suerte.

FIN.

 

Moraleja: A veces hay que tener paciencia infinita y dedicarle tiempo, y probar a ofrecer la comida de formas diferentes. A veces sólo quieren practicar a hacer la pinza! Admiro a las madres y padres que trabajan fuera de casa y además hacen BLW!!!

Yogures: cuál elegí?

image

 

Como ya os he ido contando varios días, a mi peque parece que le gusta bastante el yogur! No fui yo la que se lo ofrecí expresamente, pero vio a su padre comiéndolo y fue a pedirle. Y ya se ha vuelto costumbre.

No tengo nada en contra de los yogures, pero como normalmente no los como, por eso no se los había ofrecido. Los ha probado por primera vez con 12 meses.

Os cuento lo que suelen recomendar: que sea de leche entera (no desnatado), porque necesitan la grasa, y que sea yogur natural, el más simple, sin azúcar. Sobre la edad para introducirlo, mi pediatra me dió luz verde a los 11 meses, después de pasar por una intolerancia a la proteína de leche de vaca.

Entonces, visto que el peque le pide siempre yogur a su padre, decidimos buscar uno que fuera más apto para él y que pudieran compartir.

A mi marido le encantan los yogures, de todos los tipos, pero la verdad es que el yogur natural… Si hace falta se lo come, pero prefiere otros. Así que el otro día en el supermercado estuve comparando varios hasta que encontré uno que me convenció.

Primero, al igual que con las galletas, descarté los yogures para bebés y niños. Ya os imaginaréis por qué. Descarté también los desnatados.

Os pongo datos de las etiquetas. Sólo miré los del supermercado DIA. Pongo las cantidades por cada 100g, que es como se puede comparar.

– Iogolino: 8,5g de azúcares. 0,1g de sal. 3,1g de grasas, 2g saturadas.

– Danonino (petit dino): 13,3g de azúcares. 0,09g de sal. 2,5g de grasas, 1,5g saturadas.

– Maxi Petit, marca DIA: 13,3g de azúcares. 0,08g de sal. 2,7g de grasas, 1,8g saturadas.

– Yogur natural, marca DIA: 4,7g de azúcares. 0,10g de sal. 2,5g de grasas, 1,6g saturadas.

– Yogur natural azucarado, marca DIA: 15,4 g de azúcares. 0,13g de sal. 2,4g de grasas, 1,6g saturadas.

– Yogur natural con azúcar de caña, marca Reina: 6,5g de azúcares. 0,1g de sal. 2,5g de grasas, 1,1 saturadas.

Adivináis cuál elegí? 🙂

El de la marca Reina me pareció aceptable para lo que yo buscaba, y fue el que me llevé. Un yogur natural, con un poco de azúcar, para que le guste a papá y sea más apto para el peque. Si os fijáis, tiene menos de 2g de azúcar más que el yogur natural marca DIA. La cantidad de grasas y sal era prácticamente la misma para todos los que miré.

La lista de ingredientes del que elegí también me convenció más.

“Leche entera, leche en polvo desnatada, azúcar de caña (8%), leche en polvo y fermentos lácteos”. Natural con azúcar de caña de Reina.

VS

“Leche fermentada (91,6%), azúcar, almidón modificado de maíz, proteínas de leche, espesantes (pectina), aroma natural, citrato de magnesio, concentrado de sales minerales lácteas y sulfato de zinc”. Iogolino de Nestlé.

VS

“Leche, azúcar, fructosa, almidón modificado de tapioca, sales de calcio, aroma, colorantes naturales (carmín y concentrado de zanahoria), fermentos lácticos y vitamina D”. Danonino Petit Dino.

Por el tema de “azúcar de caña”, tampoco penséis que es mejor. Es azúcar al fin y al cabo, así que hay que mirar la cantidad total de azúcares en la tabla nutricional.

La única pega que le veo es el tamaño, que el que encontré es un envase grande de 500gr. Aunque en nuestro caso no importa mucho, porque vuela!

Luego el otro día también compré unos en Lidl, natural con azúcar de caña (que tenía un poco más de azúcares que éste), y otro ecológico sin azúcar, pero ese todavía tiene que probarlo el papi para ver si le gusta 😉
image

(07/09/2015) Hoy de comer…

image

 

 

Hoy de comer, arroz con pollo de la abuela, y unas cucharadas de su yogur.

Ha comido bastante, creo que casi la mitad del plato que veis en la foto de arriba. Con el arroz es difícil saberlo, porque acaba por todas partes!

La abuela le ha dado unas cucharadas de yogur, pero luego se lo ha puesto para que lo cogiera él solito, ayudándole con la cuchara. En casa también se lo da papá cuando le pide, porque sólo come 2 o 3 cucharaditas y ya no quiere más. Yo no los como porque no me gustan mucho 😛

Ya sabéis que lo de darle de comer no es muy blw puro, pero después de 6 meses comiendo solito, no va a pasar nada porque le den unas cucharadas de yogur, siempre que sea él el que decide cuánto comer, y sin insistirle para que coma más.

Este yogur es desnatado 0%, que son los que comen los abuelos. Para los peques se recomienda que no sean desnatados, porque esa grasa que los mayores no quieren, ellos la necesitan más. Tengo pendiente un post sobre los yogures, que el otro día en el super estuve comparando algunos. En estos dias lo subo! 😉