OT: Mi experiencia con el champú sólido #ZeroWaste #SinPlásticos

¡Por fin! Después de cuatro meses desde que empecé a usarlo, os cuento, como os prometí, mi experiencia con el champú sólido. Os cuento qué marcas he probado, cuáles me han gustado más, dónde los he comprado, cómo se usan, cómo cuidarlos… Este post no tiene nada que ver con alimentación infantil, pero como es … Leer másOT: Mi experiencia con el champú sólido #ZeroWaste #SinPlásticos

Destete total, progresivo y respetuoso

FullSizeRender 11

 

Ayer, después de compartir de nuevo en Facebook el post que escribí sobre el destete nocturno, me di cuenta de que no os he contado cómo fue el destete total de mi peque.

El día 8 de abril de 2016 fue el último día que mi peque tomó el pecho. No creáis que tengo tan buena memoria, he tenido que echar un vistazo atrás en mis posts de Instagram para dar con la fecha 😛

Pero empecemos por el principio. Como ya os contaba aquí, mi peque se destetó él solo durante el día. Llegó un momento, no sabría decir cuándo exactamente, pero sobre los 16-17 meses, que dejó de pedirme el pecho por el día. Sólo tomaba el pecho para dormir después de cenar, y durante la noche barra libre. A raíz de mi embarazo hicimos un destete nocturno lo más respetuoso posible (podéis leer el proceso completo en el post que os enlazo al principio), que nos llevó tiempo, y conseguimos a los 19 meses. Así que ya sólo le quedaba la toma de después de cenar. Aquí fue donde me quedé en ese primer post sobre el destete.

Bueno, pues más o menos un mes después, con 20 meses (ahora tiene 22), fue cuando eliminamos esa última toma. Y cómo lo hicimos? La verdad es que fue mucho más fácil de lo que me imaginaba. Mis pechos seguían muy sensibles por el embarazo y aunque sólo fuera una toma, me molestaba mucho. Un día volviendo a casa de noche, después de pasar el día en el campo de los abuelos, se quedó dormido en el coche, sin tomar el pecho. Al día siguiente, al llegar la hora de dormir, no se lo ofrecí, y la gran sorpresa vino cuando él tampoco me lo pidió. Ni se acordó. Y así hasta el día de hoy, dos meses después!

Bueno, miento. Unos días después, de la misma pena que me daba a mí el no darle más el pecho, llegué a ofrecérselo alguna vez, y él lo rechazaba, o lo cogía pero me parecía que no sabía mamar, como si se le hubiera olvidado de un día para otro! Aparte de que cuando se intentaba enganchar yo veía las estrellas 🙂

Vale, muy bien. Y ahora, lo “difícil”. Dejo varias preguntas que puede que os surjan:

– Cómo reaccionó mi cuerpo?

Al ser un destete progresivo, y sólo quedarnos una sola toma en todo el día, mis pechos se fueron acostumbrando a esa poca demanda, por lo que en ningún momento tuve problemas. No necesité extraer y no noté que los pechos se pusieran duros por la acumulación de leche. En este punto no sé si tuvo algo que ver que en el embarazo baja un poco la producción. Si notaba algún bultito que me molestara, simplemente lo masajeaba y al poco desaparecía.

– Cómo dormirlo si no es con el pecho?

Aquí cada maestrillo tiene su librillo 🙂 Yo lo que hacía y hago ahora, es acostarnos los dos, poner el vaso de agua cerquita, apagar la luz y cantarle o contarle cuentos, y hacerle cosquillitas. Le encanta que le cuente cuentos inventados sobre lo que hemos hecho durante el día. Y así hasta que cae rendido. Unos días cuesta más y otros menos. En ese ratito me pide agua varias veces. La siesta del mediodía la duerme en el carrito.

– Qué hago cuando se despierta por la noche?

Sí, aún se despierta algunas veces por la noche. Unos días más y otros menos. Normalmente pide agua, bebe y vuelve a dormirse. Si no, repetimos el cantarle o acariciarle. El agua se la ofrezco en este vaso, que nos viene perfecto.

IMG_2271 2

– Seguimos haciendo colecho?

Sí, a día de hoy seguimos con su cuna pegada a nuestra cama, sin las barras del lateral, a modo de extensión de la cama. Así si se despierta estamos ahí cerquita para atenderle. No tenemos que levantarnos y él está seguro de que nos tiene al lado. A veces sólo con cogerle la mano o abrazarlo vuelve a dormirse. No sé si con la llegada de la hermanita intentaremos el cambio a su habitación o nos quedaremos los 4 en una. Ya iremos viendo 😉 Al final cada familia hace lo que cree mejor para su conjunto.

FullSizeRender 12

 

– Cómo suplo la falta de leche materna?

Le doy dos raciones de lácteos al día. En el desayuno le suelo dar un batido de leche con plátano (trituro un trocito de plátano con leche entera de vaca y un poco de canela). La leche sola no le gusta. En la merienda, un yogur natural sin azúcar. Y ya luego sus comidas normales.


 

Y ahora sí, ya os he contado todo sobre nuestro destete! Que por supuesto es nuestra experiencia personal, no quiere decir que haya que hacerlo así. Nosotros lo hemos hecho de esta forma por nuestras circunstancias particulares, pero igual lo comparto por si puede dar algo de luz a alguna de vosotras.

Sólo me queda decir: ánimo a las mamás que dan el pecho a libre demanda por la noche, porque sé lo cansado que es! Os aseguro que llega el día en el que podréis dormir del tirón 🙂

Hago bien dándole otra cosa si no quiere lo que hay de comer?

image

 

Es otro de los temas que dan que hablar en cuanto a la alimentación de bebés y niños. Y voy a hablar de ello y explicar mi postura siendo consciente de que habrá diversidad de opiniones.

Habrá quien diga: “No haces bien, porque entonces sólo querrá comer lo que le gusta, y tu casa parecerá un restaurante, con un plato para cada uno”.

Y yo pregunto: cuáles son las opciones en el caso de no darle una alternativa? Obligarle a comerse algo que sabes que no le gusta? Dejarle sin comer sabiendo que tiene hambre y sólo le has ofrecido algo que no le gusta?

Creo que a nadie le gusta que le obliguen a comer, y menos algo que no quieren. Me imagino la situación conmigo en vez de mi bebé y me parece bastante desagradable. Por eso no lo hago.

Y dejarle sin comer y ofrecérselo de nuevo en la siguiente comida, que tendrá más hambre, y así hasta que se lo coma? Qué voy a conseguir con eso? Se lo comerá, pero obligado, igual que antes, aparte de que me parece bastante cruel dejarle con hambre para darle al final algo que sé que no le gusta.

Y por qué esas dos opciones no me parecen la mejor? Porque, al menos en mi caso, la situación de ponerle el plato de comida y que lo rechace totalmente no se da todos los días. Suele pasar cuando le pongo algo nuevo que no ha probado antes, y puedo entender que existe la posibilidad de que no le guste.

Qué hago normalmente? Ofrecerle platos variados, digamos que un primero y segundo, intentando que si hay algo nuevo sólo sea una cosa, y así puede elegir. Por ejemplo: crema de verduras y hamburguesa de ternera, o arepa y pescado.

Qué pasa a veces? Que arriesgo un poco, y le sirvo un plato único, y además nuevo. Cuando lo hago soy consciente de que puede que no le guste, y tenga que buscar una opción B. A veces acierto y a veces no. A veces le gusta y a veces no. Hay un 50% de probabilidades. Hoy por ejemplo la opción B también era algo nuevo, volví a arriesgar, así que acabé preparando una opción C.

Pero tampoco es que diga: ah, bueno, no le gusta, no se lo ofrezco nunca más.

A veces sólo mirando el plato lo rechaza, sin probarlo. En ese caso insisto un poco e intento que lo pruebe, pero sin obligarle. Intento que me vea que yo también lo estoy comiendo, que vea que en mi plato tengo lo mismo, que como también de su plato y está rico.

También vuelvo a ofrecérselo más adelante otra vez, porque a veces como que necesitan coger “confianza” antes de comerse algo nuevo. A mi peque no le hace mucha gracia el pescado, pero sigo ofreciéndoselo. A veces come sólo un poquito, otras no come nada, pero como ya sé que no le gusta, no le sirvo pescado como plato único.

Estoy haciendo bien ofreciéndole otra cosa si lo que le pongo no le gusta? No tengo ni idea, lo hago así porque creo que es lo mejor. Ya el tiempo me dirá si me equivoqué o no 🙂

Entiendo que cada bebé y cada familia es un caso, por eso os digo que lo hago así porque me parece lo mejor en nuestro caso.

Y vosotros, qué opináis de este tema?

Destete nocturno, embarazo y colecho

IMG_1525

 

En nuestro destete nocturno ha tenido mucho que ver mi nuevo embarazo, y creo que en parte también ha ayudado el colecho. Mi peque (de 18 meses) lleva ya casi una semana sin tomar el pecho durante la noche, y cuando se despierta, que es bastante menos que antes, vuelve a dormirse sin el pecho.

Pero no ha sido de un día para otro. Nos ha tomado al menos un par de meses llegar a este punto, y en ese tiempo, muchas dudas, pruebas y vueltas atrás. Al principio me parecía algo imposible. Estaba acostumbrado a tomar el pecho para dormirse desde que nació. Sobre todo lo más importante para mí en este proceso ha sido que mi bebé no se sintiera solo. Siempre he estado ahí para consolarle y darle todo mi cariño, ya que era consciente de que para él no iba a ser fácil.

Cuando empezamos a buscar el segundo embarazo, pensé que sería un buen momento para intentar un destete nocturno. Hasta ese momento, mi bebé de 18 meses no había dormido nunca una noche del tirón (5 o 6 horas como máximo, 3 días como máximo desde que nació. Pero lo normal eran muchos despertares, tantos que perdía la cuenta). No quería ni imaginarme cómo podía ser pasar una noche de mil despertares, casi sin descansar, y además al día siguiente sumándole el cansancio de las primeras semanas de embarazo.  Así que una noche decidí empezar. Digamos que en estos dos meses hemos tenido 3 etapas.

Ojo, lo que voy a contar es cómo lo hemos hecho nosotros, y lo que nos ha funcionado, en nuestro caso particular. Para nada digo que esto sea lo mejor, ni mucho menos. Lo cuento porque varias me habéis preguntado por este tema.

 

Etapa 1

Cuando se despertaba, me levantaba, lo cogía en brazos e intentaba dormirlo acunándolo. El primer día al ver que no le daba el pecho lloraba y se retorcía porque no quería ni los brazos. Intentaba calmarlo meciéndolo, hablándole y ofreciéndole agua, y después de unos minutos se calmaba. Sobre todo si estaba llorando, el beber agua era como una pausa. Bebía y se tranquilizaba.

Pero una vez que se había dormido, quedaba lo más difícil: volver a acostarlo y que no se despertara. Si se despertaba, vuelta a empezar. Y así en cada despertar.

Llegaba un momento, casi siempre sobre las 5 de la mañana, en el que ya me costaba más volver a dormirlo. Yo ya no podía más de cansancio, me podía llevar mínimo 30 minutos, a veces más, con el peque en brazos, y mi espalda se resentía. Así que a partir de ese momento, si se despertaba, le daba el pecho.

A los pocos días ya no lloraba y se volvía a dormir rápido en los brazos, pero seguía el problema de que al acostarlo se despertaba. Así estuvimos unas dos semanas, creo. Hasta que dije: basta, prefiero seguir dándole el pecho.

Etapa 2

Y eso hice, di marcha atrás y volví a ofrecerle el pecho cada vez que despertaba.

Entonces llegó el embarazo, a la primera! Y dije: Bueno, mientras pueda seguiré como estamos. Pero enseguida llegó la sensibilidad en los pechos. Me dolía (y me duele) cada vez que mamaba. Ya no eran sólo los despertares, sino que mientras él mamaba no podía yo dormir porque me molestaba. Así que volvimos a intentar el destete nocturno. Pero esta vez de forma diferente.

Etapa 3

Decidí no levantarme de la cama para cogerlo en brazos, sino intentar dormirlo de nuevo en la cama. Le ofrecía agua ahí mismo e intentaba calmarlo abrazándolo, dándole besos, acariciándolo. Si veía que no se calmaba, le daba el pecho. Así en todos los despertares. Primero intentaba calmarlo de otra forma, y si veía que no podía, le daba el pecho. Así fui quitándole algunas tomas durante la noche, hasta que por el mismo dolor que sentía al darle de mamar, ya decidí quitárselo por completo. Si veía que no se calmaba y me lo pedía, le decía que las tetitas de mami estaban malitas, a mami le dolían, y que tenían que descansar. En un primer momento lloraba, claro, y no quería ni que le tocara para acariciarle. Pero me di cuenta de que si lo abrazaba y lo tumbaba con la cabeza encima de mi pecho se volvía a dormir, a lo mejor sólo con el olor que percibía. Y más rápido de lo que pensaba lo asimiló. Tan rápido como que hoy, sólo 5 noches después, sólo con beber agua ya vuelve a acostarse él solo y a dormirse. Sin llorar y sin nada. Y si no, basta con acurrucarlo o tumbarlo en mi pecho y se vuelve a dormir. Además de que sólo se despierta un par de veces, y está durmiendo hasta 6 o 7 horas seguidas! No sé si ha sido casualidad o está relacionado con el destete.

 

Pensaba que intentar un destete nocturno haciendo colecho iba a ser más difícil, pero en mi caso creo que ha sido un punto a favor, ya que estoy ahí cerquita para atenderle en cuanto se despierta.

A día de hoy, sólo toma el pecho una vez al día, para quedarse dormido después de la cena. Por el día se destetó el solo, dejó de pedirlo. Por el momento vamos bien así. Me sigue doliendo, pero al ser sólo ese momento en todo el día, es algo soportable. Además de que me da pena quitárselo del todo, a pesar de las molestias sigo disfrutando mucho de ese momento del día, y lo aprovecho al máximo. Pero bueno, ya iremos viendo cómo avanzan los días, y la barriga 😉

En mi caso, la sensibilidad en los pechos ha sido lo que me ha “obligado” a destetarle. Porque cuando no tenía ninguna molestia era más fácil acabar dándole el pecho. Eso ha sido lo que me ha hecho ponerme más firme conmigo misma. Si no hubiera sido por eso, probablemente seguiríamos como antes.

Bueno, y esta ha sido nuestra experiencia. Ya sabéis que cada bebé reaccionará de una forma y cada caso y cada familia es diferente. Yo estoy muy contenta porque por fin podemos descansar todos mejor! 🙂

 

Nota: Conozco el método Padre para el destete, que consiste en que le atienda papá en lugar de mamá, pero en nuestro caso no era posible, ya que papá tenía que madrugar para trabajar.

Ideas de juguetes para bebés +12 m

  Hoy me gustaría enseñaros los regalitos que he ido comprando para el peque para navidad. Y ahora que los veo todos juntos, son muy coloridos! El año pasado, como aún era muy pequeño (4 meses) no le dimos muchas vueltas a la cabeza, pero este año (16 meses) ya sí que hemos pensando qué … Leer másIdeas de juguetes para bebés +12 m

15 cosas sobre mí

image

 

1. Nací en Isla Margarita, en el caribe venezolano. Vivo en España desde que tenía 11 años. A los 14 empecé a salir con mi marido. La mitad de mi vida la he pasado con él. Nos casamos en nuestro 12 aniversario. 14 meses después nació nuestro bichito. Tengo 28, y ya me queda poco para los 29.

2. Estoy enamorada de Hamburgo. Vivimos allí un año, y allí nos enteramos de que venía el peque!

3. Soy un poco friki. Me encanta Batman, Harry Potter, The Walking Dead…

4. Estudié ingeniería técnica en informática. Me encanta programar. Saqué matrícula de honor en mi proyecto fin de carrera! :-O Sólo he hecho 2 entrevistas de trabajo, y en las dos me cogieron! Jajaja. Estuve 2 años trabajando en una web de contactos (vi de todo). Hice un máster en Bioinformática y Bioestadística, que no me ha servido mucho laboralmente hablando, pero sí me llenó todo lo que aprendí. Ahora tengo la gran suerte de dedicarme a mi peque, y en mis ratos libres a este blog. En este momento es lo que me llena, dedicarme a mi familia. Aunque años atrás decía que no quería ser ama de casa. Soy una ama de casa moderna! 😉

5. Soy de mente inquieta, me gusta leer y aprender sobre los temas que me interesan.

6. Estoy enganchada al móvil.

7. Soy un poco impaciente.

8. Me encantaría tener familia numerosa. Me queda convencer a mi marido jajaja

9. Adoro viajar. A donde sea. Conocer sitios nuevos, aunque estén a la vuelta de la esquina.

10. Hace unos años decía que odiaba cocinar. Y aquí me tenéis! Ahora lo disfruto.

11. Soy MUY pero que muy desordenada. Mi armario parece el Bershka el primer día de rebajas a última hora.

12. Soy bastante comprensiva, me gusta ponerme en el lugar de la otra persona e intentar entenderlo. Mi marido dice que soy una monjita de la caridad 😉

13. Te saldría más barato llevarme de tiendas que invitarme a comer. Me encanta comer!! Disfruto mucho con las comidas.

14. Soy despistada y olvidadiza. Tengo memoria selectiva 😛 Nunca me pidas que te recuerde algo, se me olvidará seguro. Mis amigos me llaman Dori.

15. El café me lo tomo descafeinado de máquina americano. Por si algún día nos tomamos uno 😉