(31/05/2016) Hoy de comer…

image

 

De esto que te quedan 4 cosas en la nevera e intentas hacer un plato más o menos completo 😛

Croquetas de merluza que tenía en el congelador, ensalada de lechuga y tomate y un poco de arroz blanco que me quedó de ayer, salteado con un diente de ajo, aceite de oliva y un poquito de curry. Muy rico el arroz así!! De postre, nectarina.

El peque hoy por primera vez se ha metido la lechuga en la boca, pero sólo la ha masticado jajajaja la masticaba y la echaba fuera, en plan juego. Por algo se empieza, no? 😛

Por cierto (cosas de madres) hoy cuando he visto el pañal del peque me he asustado… La caca era casi negra! Luego me acordé de la comida de ayer: alubias negras y cerezas, y se me pasó el susto jajajaja 😛

 

(08/09/2015) Hoy de comer…

image

 

 

Hoy de comer, chips de boniato al horno + merluza al horno también + nectarina.

Os voy a contar un cuento.

Érase una mamá muy buena y guapa (o sea, yo :-P), pero que a la vez era una loca insensata que aplicaba blw con su bebé de ya 12 meses.

Un día como hoy, le puso de comer lo que veis en la foto.

Para empezar le puso en la bandeja un trozo de merluza y uno de boniato. Los dos fueron al suelo. Los recogió y se los comió, porque además era un poquito cochina y se comia las cosas del suelo.

Probó a ponerle más, pero ésta vez diciéndole a su bebé: “ammm mira, es para comer, como come mami”. El peque la miró con cara rara y decidió probar un trocito de boniato. El pescado fue de nuevo al suelo.

Le puso un trozo de nectarina, y se comió la mitad y la otra al suelo. Mientras tanto, la mamá-aspiradora iba rescatando todo lo que podía.

Ya un poco aburrida, desistió, pensando que su bebé simplemente no tenía ganas de comer, como muchas otras veces. Dejó de prestarle mucha atención y comió tranquila. De repente, le sorprendió tanto silencio. El peque estaba muy entretenido comiéndose los trocitos minúsculos que le habían quedado en la bandeja. Así que la mamá lista pensó: pues si quiere trocitos pequeños, le pondré trocitos pequeños. Y eso hizo.

Con mucha paciencia, fue poniéndole bolitas de merluza del tamaño de un guisante, y el bebé fue tranquilamente cogiéndolos y comiéndoselos. Así hasta que ya no quiso más. Se había comido más de la mitad. Con el boniato no tuvo la misma suerte, pero al menos ya había comido algo.

El peque empezó a quejarse porque quería que lo sacaran ya de la trona, así que la mamá recogió rápido lo que quedaba en el suelo para que no vinieran las malvadas hormigas. Se lo llevó a la bañera, le dió un baño, y se quedó esperando que se durmiera la siesta, sin suerte.

FIN.

 

Moraleja: A veces hay que tener paciencia infinita y dedicarle tiempo, y probar a ofrecer la comida de formas diferentes. A veces sólo quieren practicar a hacer la pinza! Admiro a las madres y padres que trabajan fuera de casa y además hacen BLW!!!